1977. La censura de Franco segueix a la mort del dictador

Sovint hi ha la creença que l’endemà mateix de la mort d’un dictador comença un règim ple de llibertats però, fora d’una revolució, no sempre és així. El més habitual és la continuïtat amb canvi de formes i aparences del règim anterior. La censura, una de les manifestacions del règim franquista més negatives per la identitat catalana fou viva i ben viva a la mort del dictador. Tots els càrrecs policials, judicials, administratius, polítics continuen i actuen davant les manifestacions públiques i especialment en el que fa referència a la cultura catalana.

Ho acaba de donar a conèixer les publicacions de l’Abadia de Montserrat en sengles llibres, un del seu director Josep Massot i Muntaner La ciutat dels llibres. Segona sèrie on comenta les diguem-ne relacions o efectes de la mateixa a la seva editorial i el segon és un treball molt precís acurat, de Sharon G. Feldman i Francesc Foguet, sobre el teatre titulat precisament Els límits del silenci. La censura del teatre català durant el franquisme.

En aquest treball, elaborat fonamentalment a través dels informes de la censura conservats a l’Arxiu General de l’Administració d’Alcalà d’Henares es presenta una molt suggerent panoràmica sobre l’acció repressora del postfranquisme. Per exemple l’obra teatral Aquesta nit tanquem de Manuel de Pedrolo, un escriptor especialment perseguit i prohibit per la censura franquista, és un dur al·legat contra les formes de govern totalitaris. Per valorar el text la Junta de Ordenación de Obras Teatrales (eufemisme elegant de la nova censura) encarrega quatre informes, fa reunions, i ordena al delegat del Ministerio de Información y Turismo de Barcelona un dictamen. Després del temps passat, finalment s’autoritza la representació però només per a majors de 18 anys, amb visat de l’assaig general i amb retallades a diverses pàgines de l’original. Eren les referències a la tortura de la policia que tanmateix s’hi veia en l’obra per la seva constància en aquesta diguem-ne pràctica informativa o càstig als crítics. Davant la resolució es torna a reclamar i el Ministeri conclou que l’argumentació és «subjetiva  y no puede ser admitida con efectos jurídicos». Finalment, el 1978! s’autoritza la representació pública. Aquesta nit tanquem no podrà ser estrenada, pel Grup Arrels, fins el 1979. El text com a llibre igualment és presentat a la consulta voluntària i l’informe serà positiu i diu que podrà ser publicat, i així ho fa Edicions 62 a la seva col·lecció de teatre «El galliner».

Els estudiosos reprodueixen els elements més significatius dels informes dels censors, que tenien bons honoraris per la seva redacció. Antonio Albizu, Juan Emilio Aragonés, Arcadio Barceló, José Luis Guerra Sánchez, Fernando Mier, Luis Tejedor i Antonio de Zubiarre d’un conjunt d’una cinquantena de noms entre els que hi trobem sorprenentment un nom emblemàtic del periodisme republicà, la coneguda periodista María Luz Morales. Reproduïm un fragment d’informe, model representatiu de la prosa repressiva del règim franquista.

Es una condenación tajante del régimen franquista, al que considera como un sistema militar que pisotea todos los derechos humanos: somete a torturas sádicas para sonsacar y descubrir no solo delitos sino hasta las formas de pensar que por sí constituyen delito; que ampara a un capitalismo y, en nombre de los obreros y del pueblo, da leyes que van en su contra.

La descripción de todo esto crea un estado de paroxismo y con él ofrecen en el escenario las armas para derrocar el Régimen.

Estimo que todo ello es contraproducente y viene a despertar resentimientos que no se avienen con el espíritu de convivencia que se ha de desarrollar. Por ello, estimo prohibible. [Albizu]

Por mi parte, la apruebo con las supresiones indicadas [p. 21, 22, 23 i 24] —todas ellas por la Norma 12—, pero advierto que se trata de un proceso al régimen de Franco y a sus presuntas bestialidades policíacas, en las que tortura y vejámenes sexuales se concitan. También, claro, a la complicidad de la alta burguesía y al consumismo. [Aragonés]

Crítica de un régimen autoritario, despótico, torturador. Se sitúa en un país que se llama Istmo, pero los conceptos generales (discursos, parlamentos de Ministros, dinámica de las detenciones, etcétera) apuntan hacia situaciones recientes. Creo que el dictamen debería ser decidido en virtud de consideraciones políticas. Lo dejo, pues, pendiente. [Barceló]

En un país llamado Istmo, unos actores representan la opresión y represión que sufren los ciudadanos (represión policial, social, etcétera). El paralelo es claro y se refiere a España. Supresión: escena de la tortura. [Guerra Sánchez]

Esta obra que ya ha sido comentada ampliamente el día anterior me merece un juicio bastante paralelo al de los otros ponentes: en tanto que alegato contra el abuso de poder policial y en particular contra las acusaciones infundadas y la utilización de torturas.

Me parece una buena obra, con grandes posibilidades de motivar y llegar al público, gracias a su texto mesurado y a la gran dinámica escénica con profusa utilización de actores entre el público y en el patio de butacas.

El problema, ya citado aquí, es el de reproducir hechos que supuestamente se han dado, localizados en nuestra policía de la posguerra.

Soy partidario de autorizarla sin supresión de la escena de tortura (muy análoga fue la del Living Theatre hace unas semanas y nada ocurrió), siempre que se supriman palabras de referencia como el «Istmo», «nuestro país», etcétera. Sí me parece conveniente la supresión del reparto de armas y llamada a la revolución armada del final [p. 45]. Esto no se puede fomentar ni aquí ni en ningún lugar del mundo de mediano estado de desarrollo. [Mier]

A la vista de todo lo que se lee en la actualidad, en periódicos y semanarios, no creemos que pueda prohibirse nada de lo que dice esta obra. Que, por cierto, lo dice con dignidad y calidad literaria.

Dudamos respecto a la escena de la violencia policial, páginas 20 a 23. Nos unimos a las opiniones de supresión, sí las hubiere. [Tejedor] 

Teatro político, pero mucho más político que teatral. La desaforada argumentación es alegato, discurso y panfleto. Y aun más que panfleto, libelo. Al pretender un proceso al régimen de Franco —el ”Govern dels Caps Armats”— lo hace con evidente deformación y exceso y cae con frecuencia en la calumnia. De hecho, el conjunto es una calumnia de grandes proporciones por cuanto acumula todos los defectos, arbitrariedades y crímenes sobre una etapa que no fue así. Sin perjuicio de ampliar este dictamen, creo oportuno aconsejar la no autorización de la pieza. Creo que un espectáculo así, aparte de ser mero acto político, es también un propósito indigno: incluye tendenciosidad, falsedad y un fondo de odio y revancha especialmente indeseable en la hora actual.

Nota: Si fuera preciso citar puntos de la no derogada normativa, cabe referirse a la Norma 1ª en relación con las 12ª, 14ª (2º y 3º), 18ª y 19ª. [Zubiarre]»