Llamas en la frontera

La posguerra y las memorias de la guerra

El final de la guerra dio paso a un periodo de negociaciones que culminaría con un mapa del continente radicalmente diferente al de agosto de 1914, tanto a nivel territorial como respecto a los regímenes políticos, ahora mayoritariamente republicanos. Esta situación provocó que, en consonancia con la aliadofilia dominante en Cataluña, sectores nacionalistas proyectaran sus anhelos a través de diversas gestiones (infructuosas) ante las potencias victoriosas y sus líderes, y solicitaran su intervención ante España en la causa catalana.

En los años posteriores, tanto en Francia como en Cataluña, los voluntarios se convertirían en el emblema de la contribución catalana a la guerra y de esa voluntad de internacionalización. A través de manifestaciones en los espacios públicos, se construyó un recuerdo de la guerra que pervive hasta hoy.

© de la fotografía del fondo: Arxiu Nacional de Catalunya

La internacionalización del pleito catalán

Las celebraciones por el armisticio y el triunfo aliado pronto dieron paso a una serie de iniciativas destinadas a hacer visible en Europa que Cataluña –como un todo– había apoyado a los Aliados. Se cambiaron nombres de calles y plazas y se organizaron numerosos homenajes al mariscal rosellonés Joseph Joffre, que visitó Barcelona en 1920. En paralelo, un pequeño núcleo vinculado al doctor Solé i Pla intentó sin éxito que Cataluña fuera reconocida como interlocutora en las conferencias de Versalles.

Los Juegos Florales de 1920 y la proclamación de la mujer de Joffre como la Reina del certamen literario

Los Juegos Florales de 1920 y la proclamación de la mujer de Joffre como la Reina del certamen literario

El recuerdo construido: Cataluña en el Somme

La muerte del poeta Camil Campanyà en Belloy-en-Santerre, en una ofensiva que junto con otros voluntarios permitió recuperar el pequeño pueblo de la Picardía de manos alemanas, fue utilizada para proyectar internacionalmente la contribución catalana. Al acabar la guerra, el Ayuntamiento de Barcelona y la Mancomunidad de Cataluña destinaron importantes cantidades a la reconstrucción del municipio. Como agradecimiento, el Ayuntamiento de Belloy colocó una placa de recuerdo a Campanyà, erigió un monumento a los voluntarios catalanes de la Legión Extranjera y dedicó sus dos calles principales a Barcelona y Cataluña.

El recuerdo construido: los voluntarios catalanes en Barcelona

El recuerdo de la participación catalana en la guerra también se construyó de puertas adentro. Después de un largo recorrido que empezó recién terminado el conflicto, un grupo de intelectuales y políticos bajo el liderazgo del doctor Joan Solé i Pla consiguieron que se acabara instalando en el parque de la Ciutadella de Barcelona un monumento dedicado a los voluntarios, realizado por el escultor Josep Clarà. Pero la llegada de la dictadura de Primo de Rivera hizo que la inauguración del monumento se retrasara hasta el 14 de julio de 1936, pocos días antes del inicio de la Guerra Civil

Inauguración de la escultura en honor a los voluntarios catalanes en el parque de la Ciutadella

Inauguración de la escultura en honor a los voluntarios catalanes en el parque de la Ciutadella

El cine y la memoria de la Gran Guerra

Al margen de otras formas de recuerdo, el cine ha ocupado un papel capital en la construcción de la memoria de la Gran Guerra en Cataluña. A lo largo de un siglo, desde las primeras películas mudas que condenaron el desastre de la guerra hasta las más recientes que han puesto de relieve valores universales como la paz, nuestros recuerdos colectivos se han construido tanto internacional como localmente.

s memorias plurales: de 1918 a 2018

Durante cien años, los aniversarios y las conmemoraciones han reforzado unas memorias plurales del conflicto en Cataluña. Desde el rechazo a la guerra a la reivindicación de los voluntarios catalanes, la construcción de las memorias ha evolucionado según el contexto político y de acuerdo con las ideas de Cataluña y de Europa que se han querido proyectar. En este sentido, Cataluña, a pesar de su neutralidad, también tiene sus recuerdos colectivos de la guerra, unos recuerdos que nos alertan y nos deberían prevenir ante los conflictos y amenazas del siglo XXI. Las llamas ya son cenizas, pero todavía humean.

Algunos objetos del museo que encontrarás en este ámbito

Echa un vistazo a algunas de las piezas de la colección del museo presentes en este ámbito

Galeria fotogràfica

Y para terminar...

Explora una maqueta LEGO® de un segmento de trinchera defendido por soldados británicos

Explora una maqueta LEGO® de un segmento de trinchera defendido por soldados británicos

Trinchera de primera línea

Es necesario estar alerta en todo momento, no sea que el enemigo ataque por sorpresa

Enfermería de la trinchera

Este capitán, conocido con el sobrenombre de una serpiente venenosa de color oscuro, descansa en una litera de la enfermería. Parece ser que ha tenido un repentino ataque de locura, y sus soldados lo han encontrado con un par de lápices en la nariz y unos calzoncillos en la cabeza. En su expediente médico podemos leer la siguiente entrevista realizada por el equipo médico del regimiento:
- ¿Cuál es su nombre?
- Wooble
- ¿Cuánto es 2 por 2?
- Wooble, Wooble.
- ¿Dónde vive usted?
- En Londres, un pequeño pueblo del planeta Marte, cerca de Wooble, la capital.

Esperamos que tenga suerte y pueda escapar de esta verdadera guerra de tontos.




Servicios sanitarios

Este soldado ha tenido la mala fortuna de arrancarse un trocito de plástico de uno de sus dos dedos, y tendrá que pasar por la enfermería. Esperamos que los sanitarios tengan un buen adhesivo.

Juerga en la retaguardia

Aquí tenemos un regimiento escocés, a punto de ser premiado a cavar trincheras en primera línea.

Nido de ametralladoras

Cuando dormirse no es una opción