Llamas en la frontera

La guerra y la neutralidad

El asesinato del heredero a la corona austrohúngara, Francisco Fernando, en Sarajevo el 28 de junio de 1914, abrió la puerta a un proceso que acabó con las sucesivas declaracions de guerra que darían forma a la Gran Guerra a principios del mes de agosto. Concebida inicialmente por los principales analistas militares como un conflicto breve, la guerra se convertiría en una larga guerra de trincheras.

A pesar de la neutralidad oficial española propiciada principalmente por un cierto aislamiento en el tablero internacional y la debilidad del ejército, el mundo intel·lectual y político catalán acabó por dividirse en tres bloques: el aliadófilo, el neutralista y el germanófilo. En el terreno económico y social, muy pronto resultó evidente que muchos sectores vivirían, de forma diversa, las consecuencias del nuevo escenario mundial.

El estallido de la guerra

Durante la primera semana de agosto, las principales potencias del continente iniciaron los procesos de movilización. Ello comportó que, también en Cataluña, estas potencias llamaran a filas a sus compatriotas, que regresaron en barco a sus paises de origen ante la perspectiva de pasar por espacios como la Casa de los Alemanes de Barcelona. Este proceso comportó también
el regreso de españoles y catalanes residentes en los territorios en guerra.

El efecto dominó

Asesinato del archiduque Francisco Fernando, heredero al trono austrohúngaro, y su esposa en Sarajevo

28 de junio de 1914

El imperio Austrohúngaro inicia la movilización frente Serbia

Julio de 1914

El Imperio Ruso inicia la movilización frente la amenaza contra Serbia

24 de julio de 1914

El imperio austrohúngaro declara la guerra a Serbia

28 de julio de 1914

El dirigente socialista i pacifista Jean Jaurès es asesinado en París por un nacionalista francés

31 de julio de 1914

Alemania declara la guerra a Rusia frente la negativa de esta a aceptar el ultimátum que reclamaba su desmovilización

1 de agosto de 1914

Alemania declara la guerra a Francia e invade Bélgica, nación neutral, provocando la declaración de Guerra del Reino Unido. La Gran Guerra acaba de empezar.

Entre el 2 y el 4 de agosto

El optimismo inicial

El optimismo inicial

Disputas en torno a la neutralidad oficial

A pesar de la posición oficial, las disputes ideológicas y políticas y la intromisión de las potencias beligerantes pusieron de manifiesto que la neutralidad se había convertido en un motivo de confrontación. A través de manifiestos y otros textos, desde los ateneos y la prensa los diversos sectores evidenciaron sus simpatías. Así, los diferentes escenarios de la guerra (Bélgica, Marne, Reims) se convirtieron en los ejes del debate político e intelectual catalán.

El impacto económico y social

Tal como se observó en los bancos y en la Bolsa, tras días de impaciencia por las primeres noticias que llegaban, en la economia catalana se empezaron a notar las consecuencias del conflicto. Gracias a una importante presencia del colectivo femenino –que, a diferencia del resto de Europa, no tuvo que ocupar el lugar de los hombres en el mundo laboral–, el textil, como el sector agrícola, vivió años de crecimiento espectacular, mientras que industrias como la vinícola y la corchera resultaron seriamente perjudicadas. Esta situación dio lugar a una crisis de subsistencias y a reivindicaciones para paliarla dirigidas al Estado.

Tiempo de vendimia

Tiempo de vendimia

Algunos objetos del museo que encontrarás en este ámbito

Echa un vistazo a algunas de las piezas de la colección del museo presentes en este ámbito

Galeria fotogràfica