La memoria de un país

Exposición permanente

El nacimiento de una nación

En el 711, un ejército musulmán emprende la conquista de la Hispania visigoda. La península ibérica, rebautizada con el nombre de al-Ándalus, se incorpora al islam. A lo largo de cuatro siglos, las tierras de Balaguer, Lleida, Tarragona y Tortosa forman parte de una comunidad económica y religiosa que se extiende hasta la India.

En la frontera entre al-Ándalus y el Imperio carolingio, cobijados por los Pirineos, se forman los condados catalanes. A partir del siglo X, bajo la hegemonía de la casa de Barcelona, ​​los condados se independizan del poder de los reyes francos y, con el paso de los siglos, ganan importancia política en el contexto de la Europa feudal.

La conquista de la Cataluña Nueva, la vinculación con Occitania y la unión dinástica con Aragón, consolidan el nuevo Estado. La repoblación de tierras se organiza, en gran medida, mediante la fundación de parroquias y monasterios que expanden el arte y la sensibilidad del románico en todo el territorio.

En la frontera de al-Ándalus

A partir de la conquista arabo-bereber del 711, la península ibérica forma parte del califato omeya de Damasco. Nace una nueva sociedad en los confines del islam, fruto del mestizaje de culturas muy diversas: al-Ándalus. En el 929, Abderramán III se independiza del poder de los califas abasíes, que dominaban desde Bagdad, y proclama Córdoba como capital de un nuevo califato.

Al-Ándalus se convierte en la primera potencia cultural y económica de Occidente y ejerce una influencia muy importante en los reinos cristianos del norte. La huella del islam es determinante en la configuración de la futura Cataluña ya que durante más de cuatro siglos, los territorios del sur del Llobregat se integran plenamente en el espacio cultural y político andalusí.

Expansión del islam

Expansión del islam

Noria andalusí

Noria andalusí

Mecanismo

La noria es un ingenioso mecanismo que permite extraer agua de un pozo de forma automática y distribuirla a través de canalizaciones para irrigar los campos. Para poner en marcha el circuito y girar la rueda, se utiliza la fuerza de los animales de carga.

Transformación agraria

La noria era originaria de Siria y su llegada a Europa a través de al-Ándalus, en el siglo XI, permitió la introducción de nuevos cultivos, como frutas y hortalizas, que hoy consideramos básicos para nuestra dieta.

Pileta

El pozo de la noria, que normalmente no supera los nueve metros de profundidad, se abre cerca de un curso fluvial para captar las aguas subterráneas. Junto a la noria siempre hay una pequeña pileta donde se acumula el agua extraída del pozo. El agua acumulada puede llegar a irrigar hasta dos hectáreas.

La frontera de Europa

La formación del Imperio carolingio marca el paso de la antigüedad tardía a la Europa medieval. Al abrigo de los Pirineos y a las puertas del mundo islámico, la futura Cataluña emprende su construcción. La dominación franca organiza los territorios fronterizos en distritos condales, que protegen la denominada Marca Hispánica. Con el paso del tiempo, sin embargo, el poder de los francos sobre esos territorios se debilita.

Las jóvenes dinastías condales, surgidas de linajes autóctonos, faltan a menudo a los vínculos de vasallaje. Wifredo el Velloso, conde de Cerdaña y Urgell, agrupa bajo su gobierno los condados de Girona, Barcelona y Osona, reuniendo así el patrimonio básico de la Casa condal de Barcelona. A finales del siglo X, los vínculos con el poder franco se rompen definitivamente y se inicia el camino hacia la independencia política.

Cronología

Entrega de Girona a los Francos

Los habitantes de Girona entregan la ciudad a los francos por voluntad propia. Poco después, los territorios de Urgell, Cerdaña, Pallars y la Ribagorza siguen su ejemplo.

785

Carlomagno coronado emperador

El día de Navidad del año 800, Carlomagno es coronado emperador en Roma. Sobre la base de los extensos dominios heredados, expande su imperio por los territorios de los eslavos, los lombardos, los bizantinos y los musulmanes.

800

Conquista de Barcelona

Luis el Piadoso, hijo de Carlomagno, y Guillermo de Tolosa dirigen el ejército franco. Rendida por el hambre, Barcelona capitula el 3 de abril. Carlomagno otorga a sus habitantes una amplia carta de libertades.

801

Wifredo el Velloso, conde de Barcelona

Wifredo el Velloso, de la Casa de Carcasona, se convierte en conde de Barcelona y de Girona, además de conde de Urgell y de Cerdaña. Sus hijos, los primeros condes no nombrados por los reyes francos, inician una dinastía propia.

878

Razia de Almanzor

A pesar de los esfuerzos de los condes, los territorios catalanes sufren los ataques del caudillo musulmán Almanzor. En el 985, asalta y saquea Barcelona tras derrotar a Borrell II en la batalla de Rovirans.

982 – 985

Ruptura del pacto de vasallaje

Tras no recibir la ayuda solicitada para la defensa del territorio, Borrell II decide no renovar el juramento de fidelidad a Hugo Capeto, monarca franco, y se da paso a una independencia de facto. En adelante, los condes catalanes actúan con plena soberanía en sus dominios.

988

Historia y leyenda de las cuatro barras

Historia y leyenda de las cuatro barras

Escudo

No se conoce con exactitud cuál fue el origen del escudo de Cataluña. Los condes de Barcelona utilizan como enseña, desde finales del siglo XI, los palos de gules en campo de oro. A partir del reinado de Jaime I, el número de palos se establece en cuatro. El escudo de armas de los condes de Barcelona devino común en todos los territorios de la Corona de Aragón.

Leyenda

En el siglo XVI se publica, por primera vez, la conocida leyenda sobre el origen de las cuatro barras. Según está leyenda, el rey Luís el Piadoso, hijo de Carlomagno, bañó sus dedos en la sangre de Wifredo el Velloso y los pasó por encima del escudo dorado del conde de Barcelona.

Una tierra de trabajo y dureza

En el siglo VIII, los Pirineos se encuentran densamente poblados debido a las corrientes migratorias provocadas por las crisis del Bajo Imperio, las invasiones germánicas y la conquista musulmana. Cuando los valles pirenaicos alcanzan su techo demográfico, se inicia una fuerte emigración hacia las tierras bajas.

El trabajo de las familias campesinas, que se instalan en zonas despobladas, convierte la tierra yerma en productiva. Ese proceso es fundamental para entender la conquista y colonización de la Cataluña Vieja. Con el paso de los años, sin embargo, el feudalismo se impone en todo el territorio y la pequeña propiedad campesina libre se ve reducida frente a los dominios del clero y de los grandes señores feudales.

La cabaña campesina

La cabaña campesina

La fuerza de los caballeros

La conquista carolingia de los territorios catalanes y el establecimiento de la llamada Marca Hispánica originan la formación de una aristocracia singular, arraigada al territorio, pero que en muchos casos tiene intereses contrapuestos al conjunto de la población. Esa clase social surge de la fusión entre linajes de origen pirenaico y miembros de la nobleza hispano-goda.

Los miembros del estamento dominante se dedican principalmente a la guerra, aunque también ejercen funciones administrativas y judiciales en los distritos que poseen en nombre del conde, de los que extraen sus rentas. En el siglo XI, se convierten en los grandes beneficiarios de los cambios sociales y del establecimiento del feudalismo.

L'equipament del cavaller

L'equipament del cavaller

La Iglesia, vertebradora y constructora

La Iglesia lleva a cabo una intensa labor de evangelización durante los siglos VIII, IX y X. Las comunidades agrarias encuentran en la parroquia su ámbito natural de relación. Los monasterios se convierten en centros de conservación y transmisión de la cultura y el conocimiento de la antigüedad, y desarrollan el arte románico, que se extiende por todo el territorio.

La Iglesia tiene un papel determinante en el mantenimiento de la legalidad y del orden. Para hacer frente a la violencia feudal, la jerarquía eclesiástica crea instrumentos legales como la institución de la Paz y Tregua de Dios, que establece la supresión de las luchas feudales durante un periodo de tregua. El abad Oliba es su impulsor y su obra ejemplifica la función vertebradora y constructora de la Iglesia.

Arqueta

Arqueta

Iglesia medieval

Iglesia medieval

El arte románico

Se levantan, por todas partes, pequeños templos que presiden villas y aldeas, y se decoran con pinturas que proclaman la majestad de Dios, la bondad de los santos y los tormentos del infierno. Las escenas impresionan a los campesinos humildes y fomentan el respeto y el temor a Dios. El arte románico vive su momento de esplendor.

Los clérigos

Los clérigos gozan de una gran autoridad moral y de preeminencia social y, a menudo, también son propietarios de tierras y de vasallos. Si bien legitiman el poder feudal, se oponen a la violencia y los excesos de los caballeros.

La consolidación de un país

A lo largo del siglo XII se consolidan algunos de los rasgos que caracterizan la identidad catalana. La aparición del corónimo «Cataluña» es casi simultánea al inicio del uso del catalán como lengua escrita. Las cuatro barras, de la enseña de los condes de Barcelona y actual bandera nacional, se utilizan desde finales del siglo XI.

La sociedad feudal, marcadamente agraria, se dinamiza gracias a la intensificación del comercio: aparecen nuevas villas, mercados y ferias, que vertebran el territorio, y se establecen grandes rutas marítimas que abren el país al intercambio. Barcelona es el núcleo urbano más poblado y el centro político, económico y social de Cataluña: es el «cap i casal» (la capital).

La expansión de la Corona de Aragón

La Corona de Aragón nace en 1137 fruto del matrimonio de Ramon Berenguer IV de Barcelona con Petronila de Aragón, hija del rey Ramiro II el Monje, y se convierte en una potencia militar que se expande por tierras musulmanas. La conquista de la Cataluña Nueva genera una importante corriente migratoria hacia el sur, en la que las órdenes religiosas y militares tendrán una gran influencia.

Los vínculos culturales y políticos con Occitania marcan la personalidad de la monarquía catalano-aragonesa. La cultura trovadoresca, tan característica de la época, está muy presente en la corte. La expansión hacia las tierras occitanas se verá truncada debido a la cruzada francesa contra la herejía cátara y a la derrota del rey Pedro el Católico en la Batalla de Muret, en 1213.

Cronología

Unión dinástica con Aragón

El matrimonio de Ramon Berenguer IV y Petronila de Aragón, hija del rey Ramiro el Monje, une dinásticamente Cataluña y Aragón. Su hijo Alfonso el Casto es el primer monarca que gobierna con los títulos de rey de Aragón y conde de Barcelona.

1137

Conquista de la Cataluña Nueva

La Corona de Aragón se expande en varias campañas por la llamada Cataluña Nueva. Entre 1148 y 1149, conquista Tortosa, Lleida, Fraga y Mequinenza. En otra campaña, en 1153, toma los enclaves de Prades y Siurana.

1148 - 1153

Batalla de las Navas de Tolosa

Ante la amenaza expansionista de los almohades, los diversos reinos cristianos peninsulares se alían y los derrotan en la batalla de las Navas de Tolosa. Esta batalla señala el declive de la hegemonía musulmana en la península.

1212

Batalla de Muret

En el contexto de la cruzada contra la herejía cátara, las tropas de Simón de Montfort derrotan al rey Pedro el Católico, que muere en la batalla. Este enfrentamiento marca el preludio de la dominación francesa sobre Occitania y el fin de la expansión catalana en esta región.

1213