La memoria de un país

Exposición permanente

Derrota y recuperación

Terminada la Guerra Civil, el régimen franquista (1939-1975) provoca el exilio de miles de ciudadanos e inicia una fuerte represión contra los movimientos catalanistas y de izquierdas. Prueba de ello es el fusilamiento, en 1940, del presidente Lluís Companys. La política de autarquía y las consecuencias de la guerra conducen al colapso económico y la miseria.

En un primer estadio, la dictadura se asimila a los regímenes fascistas de Italia o de Alemania, pero en el contexto de la Guerra Fría comienza un discreto acercamiento a la comunidad internacional, así como un proceso de apertura económica. La entrada de capitales extranjeros, la diversificación de la industria y el turismo, propician el arranque de la economía catalana y la llegada de miles de trabajadores procedentes de otras regiones de España.

La oposición al régimen, iniciada ya en 1939, se reorganiza y logra una importante presencia popular a principios de los setenta. Tras la muerte del dictador, una nueva Constitución democrática (1978) y un nuevo estatuto de autonomía (1979), marcan el inicio de la recuperación de la democracia y de las libertades.

La larga posguerra

La derrota republicana tiene consecuencias devastadoras para Cataluña. La mayor parte de la clase política, de la intelectualidad, de los dirigentes obreros y sindicales, así como un gran número de ciudadanos se ven obligados a exiliarse. En el interior, el ejército franquista aplica una represión durísima, que incluye el fusilamiento, en 1940, del presidente de la Generalitat de Cataluña, Lluís Companys.

Los símbolos de catalanidad son perseguidos, mientras se impone un nuevo régimen político, inspirado en los fascismos pero con profundas raíces católicas. Francisco Franco concentra todos los poderes de un Estado totalitario, basado en la existencia de una ideología oficial y de un partido único. La miseria económica ahoga el país hasta bien entrada la década de los sesenta.

Lluís Companys

Lluís Companys

La escuela

La escuela

Nacionalcatolicismo

Los contenidos de la escuela subrayan el discurso nacionalista y católico del régimen.

Profesorado

La victoria franquista supone cambios importantes en la escuela. Los profesores son severamente depurados y muchas de las plazas vacantes son cubiertas por excombatientes franquistas

Disciplina

Se impone una disciplina paramilitar en las aulas y una separación total entre hombres y mujeres

El crecimiento económico de los sesenta

A partir de la década de los sesenta, la economía y la sociedad catalana viven una transformación profunda. Con la promulgación del Plan de Estabilización en julio de 1959, el régimen abandona el modelo autárquico vigente desde 1939. La liberalización del comercio y el restablecimiento del mercado libre de divisas se producen en un momento de expansión de la economía europea.

La industria catalana se convierte en proveedora de bienes de consumo para el mercado español y experimenta un enorme crecimiento. Este hecho provoca la llegada masiva de trabajadores procedentes de otras regiones de España. La expansión se realiza sin planificación urbanística ni control democrático del modelo económico. Estas carencias se arrastran y se dejan sentir en las décadas posteriores.

Nivel de vida y motorización

Nivel de vida y motorización

Un bar de los años sesenta

Un bar de los años sesenta

Teléfono

A lo largo de los años sesenta, se incorporan progresivamente aparatos y electrodomésticos al día a día de las personas.

Futbolín

En 1937, el soldado republicano Alejandro Finisterre inventa el futbolín durante su convalecencia en Montserrat por las heridas de guerra. El juego se extiende en la década de los sesenta, y se convierte en un elemento arquetípico de los bares españoles.

Televisor

En 1956, la televisión se incorpora a los medios de comunicación. En 1960, los estudios Miramar, en Barcelona, comienzan a producir programas. En los primeros momentos, los aparatos son escasos y caros, por lo que, a menudo, la gente acude a los bares para seguir los programas de más audiencia.

La ola inmigratoria

El desarrollo económico y la crisis agraria generan corrientes migratorias en todo el Estado español. De las zonas más deprimidas parten emigrantes con destinos diversos. Miles de andaluces, castellanos, extremeños, murcianos y gallegos llegan a Cataluña con la necesidad de encontrar trabajo y con la dificultad de adaptarse a un nuevo entorno.

La llegada de esos migrantes tiene un impacto muy grande en la sociedad catalana, sobre todo en las áreas metropolitanas. Algunas poblaciones duplican su número de habitantes en pocos años. Pronto, «los otros catalanes», tal como los define el escritor Francesc Candel, se identifican con el país y contribuyen decisivamente a la construcción de un futuro compartido.

La inmigración de los años 60

El antifranquismo

A partir de los años sesenta, los movimientos de oposición al régimen emergen del aislamiento al que han sido sometidos y reúnen a sectores cada vez más amplios de la sociedad. La incorporación de las nuevas generaciones, que no han vivido la guerra y los cambios que experimentan el mundo y la sociedad catalana, generan un movimiento plural que exige el retorno de la libertad, la democracia y la autonomía.

A pesar de la apertura del régimen y el tímido acercamiento a la comunidad internacional, la falta de libertades civiles es más que evidente en la España franquista. La creación de la Asamblea de Cataluña (1971), donde confluyen grupos antifranquistas muy diversos, desde los comunistas hasta los nacionalistas conservadores, tiene una importancia capital para el futuro político del país.

L'estaca

Audio

Què volen aquesta gent?

Canción que denuncia la represión franquista, compuesta por Maria del Mar Bonet en 1968, a partir de un poema de Lluís Serrahima.

La recuperación de la autonomía

Las primeras elecciones democráticas tras la muerte del dictador, en junio de 1977, otorgan la mayoría en Cataluña a las fuerzas que defienden el restablecimiento de la Generalitat y de la autonomía. El 11 de septiembre de aquel año, un millón de catalanes se manifiestan en ese mismo sentido. Ambos factores fuerzan el restablecimiento de la Generalitat provisional y el retorno del exilio de su presidente, Josep Tarradellas.

El Estatuto de Autonomía de Cataluña vigente desde 1979 es el resultado de una ardua negociación entre las fuerzas políticas catalanas y el Gobierno español. En 1979, las Cortes aprueban el texto, que es refrendado por el pueblo catalán. La Constitución española de 1978, también aprobada en referéndum, y el desarrollo del Estado de las autonomías, inauguran un nuevo periodo de democracia y estabilidad institucional.

Jordi Pujol, Presidente de la Generalitat