Guía de visita al museo

Tercera planta

Siglos XVIII a XXI 

La transformación del campo

Audio

Prensa de vino (23)

A pesar de la dura situación después de la guerra de Sucesión, a lo largo del siglo XVIII se produce una recuperación económica que sienta las bases para la Revolución Industrial del siglo XIX.

La prensa de vino ejemplifica la transformación del mundo rural, con la especialización de los cultivos y la aplicación de nuevas técnicas. La viña, que es el cultivo mas significativo del momento, se extiende por todo el país y aprovecha los terrenos más complicados. La uva se destina a la producción de vinos y aguardientes, lo que hacer crecer una industria en expansión por la demanda de los mercados exteriores. Se inicia así una industria presente todavía hoy en Cataluña.

La activación de la producción agrícola estimula también las industrias tradicionales como las forjas, las papeleras o la confección de tejidos de lana. Todo ese proceso de crecimiento recibe un nuevo impulso, a partir de 1778, con la posibilidad de comerciar directamente con las colonias americanas. Los beneficios comerciales se invierten en nuevas industrias para producir tejidos de algodón estampado, las indianas, base de la industrialización.

La industrialización

Audio

Telar (26)

La incorporación de la máquina de vapor a partir de 1830 es el paso definitivo para la Revolución Industrial en Cataluña. Las fábricas colonizan las ciudades y se extienden a lo largo de los ríos más caudalosos para aprovechar la fuerza del agua, mientras que en 1848 se inaugura la primera línea de ferrocarril de la península, entre Mataró y Barcelona, para el transporte de mercancías.

La industria textil es el motor de la industrialización catalana. Los telares accionados por la fuerza del vapor se alinean en las grandes naves donde trabajan centenares de personas sumergidas en un ruido intenso. Las condiciones de trabajo son duras: largas jornadas, poca higiene y una alta accidentalidad, sin protección alguna en caso de enfermedad. Los sueldos, que a duras penas garantizan la subsistencia, son todavía más bajos en el caso de las mujeres, que son mayoría en la industria textil, y de los niños, que empiezan a trabajar desde muy pequeños.

Como sucede en toda la Europa industrial, aparecen las primeras asociaciones de trabajadores, que canalizan sus reivindicaciones, a menudo reprimidas de forma violenta. 

La recuperación cultural

Audio

L’Atlàntida de J. Verdaguer (28b)

Durante la segunda mitad del siglo XIX se produce un gran despliegue cultural vinculado a la recuperación de la lengua y la cultura catalanas, un movimiento conocido como la Renaixença. En la vitrina 28b pueden verse ejemplares de novelas en catalán escritas por autores del momento, como L’Atlàntida, de Jacint Verdaguer.

Después de más de un siglo de prohibiciones en el uso del catalán, la Renaixença inicia un proceso de reivindicación de la lengua y la identidad catalanas que tendrá continuidad durante el siglo XX. También la recuperación de tradiciones y el redescubrimiento del patrimonio histórico y artístico forman parte de ese proceso, ya que se amparan en la reivindicación de una identidad cultural. Todo ello es impulsado desde un intenso movimiento asociativo que caracteriza el final del siglo XIX, donde se mezclan intereses muy diversos, como el canto, la formación, el deporte, el folklore o la historia, con reivindicaciones nacionales y de clase. Es también el momento de los primeros movimientos feministas, con figuras como Dolors Monserdà, autora de La fabricanta,que, desde posiciones conservadoras, reivindica la mejora de la situación de las trabajadoras.

Una explosión de modernidad

Audio

Sillas de Gaudí (30d)

La concentración demográfica en las ciudades industriales del siglo XIX impulsa el derribo de las antiguas murallas medievales y la urbanización de barrios nuevos. Entre ellos, el Eixample (Ensanche) de Barcelona se convierte en el escaparate de la gran burguesía industrial de la ciudad, con la construcción de nuevos edificios de estilo modernista.

Arquitectos y artistas se identifican con la nueva estética, así como artesanos tradicionales como ebanistas, vidrieros o joyeros. El modernismo está presente por todas partes, incluso en los elementos decorativos y el mobiliario, como las sillas diseñadas por Gaudí para la Casa Batlló, en el paseo de Gràcia.

Este estilo, vinculado a movimientos como el Art Nouveau en Francia o el Free Style en Inglaterra, crea también círculos bohemios en torno a cafés y tabernas como Els Quatre Gats, que frecuenta el propio Picasso mientras vive en Barcelona.

El catalanismo político

Audio

Sillería y mesa presidencial de la antigua Diputación de Barcelona (XX)

A principios del siglo XX se fundan los primeros partidos catalanistas, que rápidamente consiguen representación en las Cortes españolas. Su éxito principal es la creación de la Mancomunidad, que federa las cuatro diputaciones provinciales catalanas para gestionar la enseñanza, la cultura, la sanidad y las infraestructuras en Cataluña. Es la primera institución desde 1714 que reconoce la personalidad y la unidad de Cataluña.

No obstante, estos primeros años del siglo XX están marcados por los conflictos sociales, con continuos estallidos de violencia. Huelgas y manifestaciones son reprimidas duramente, mientras que los industriales reaccionan a las amenazas contra sus propiedades contratando pistoleros contra los líderes sindicales. La conflictividad social y política sirve de excusa para proclamar una dictadura militar encabezada por Primo de Rivera, que persigue duramente el obrerismo y el catalanismo.

La recuperación del autogobierno

Audio

Vitrina del estatuto (35b)

El 12 de abril de 1931 se celebran las primeras elecciones municipales tras la caída de la dictadura, que otorgan una abrumadora victoria a las fuerzas republicanas. Impulsado por la victoria de su partido, el 14 de abril, Francesc Macià proclama en Barcelona la República catalana, mientras en Madrid se proclama la II República española. Presionado por el gobierno provisional de la República, Macià renuncia al proyecto de la República catalana a cambio de la concesión de un gobierno autónomo.

Se inicia entonces la redacción de un estatuto de autonomía, marco legislativo de la organización del gobierno en Cataluña, que es aprobado en referéndum después de una amplia movilización social. Aunque sus artículos son recortados posteriormente en las Cortes de Madrid, el Parlamento de Cataluña se constituye finalmente en 1932 y Francesc Macià encabeza el primer gobierno de la Generalitat moderna.

Es un periodo de iniciativas progresistas, como la consecución del derecho a voto de las mujeres, pero también de enfrentamientos ideológicos en un contexto internacional presidido por el ascenso del fascismo, que divide profundamente la sociedad y hace fracasar el proyecto republicano.

La Guerra Civil

Audio

Trinchera de la batalla del Ebro (36)

El levantamiento de una parte del ejército contra el gobierno de la II República española el 17 de julio de 1936 marca el estallido de la Guerra Civil. La franja sudeste de España cae en manos de los golpistas, con el apoyo del sector más conservador. En el resto se consigue sofocar el golpe de Estado gracias a la colaboración entre las fuerzas de orden fieles a la República y los sindicatos obreros.

La guerra se prolonga tres años y afecta duramente a la población civil. A los problemas de abastecimiento, se añaden los enfrentamientos entre las diferentes fuerzas políticas y sindicales y los bombardeos sobre las poblaciones, especialmente por las aviaciones de Hitler y Mussolini, que dan apoyo al bando rebelde liderado por Franco.

En diciembre de 1938, tras la derrota del ejército republicano en la batalla del Ebro, las tropas franquistas ocupan Cataluña. Se inicia el exilio de más de 450.000 personas que se dirigen hacia la frontera francesa huyendo de la represión franquista. Algunos son acogidos por otros países, pero la mayoría se quedan en Francia. Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, exsoldados republicanos se unen a la defensa de Francia y miles de ellos acaban en campos de concentración nazis sin ser reconocidos por el gobierno español.

El franquismo

Audio

El yugo y las flechas, símbolo de la Falange (27c)

La Guerra Civil acaba oficialmente el 1 de abril de 1939, fecha en que se inicia una dictadura que se prolonga hasta la muerte del general Franco, en 1975. Las primeras décadas están muy marcadas por el racionamiento y la escasez de productos, fruto de una economía aislada.

El régimen ejerce un fuerte control político y social e impone una moral conservadora bajo la vigilancia de la Iglesia. El yugo y las flechas, emblema de la Falange Española, forman parte de la simbología del franquismo y representan al único partido del régimen. Los partidos y sindicatos contrarios a la ideología franquista son ilegalizados y sus miembros, perseguidos. El caso más relevante es la ejecución en 1940 del presidente de la Generalitat, Lluís Companys.

Los nacionalismos son perseguidos a fin de promover la imagen de una España uniforme. En Cataluña, como en el País Vasco o en Galicia, se prohíbe nuevamente el uso de la lengua propia y se suprimen las instituciones instauradas durante la República.

La esperanza de la caída del régimen después de la Segunda Guerra Mundial se desvanece rápidamente con el establecimiento de la Guerra Fría, gracias a la oposición de Franco al comunismo.

El crecimiento económico de los años sesenta

Audio

Seat 600

Con los cambios en política internacional, a partir de los años sesenta se abre la frontera al turismo y a las inversiones extranjeras, sobre todo en industria, con lo que se intenta proyectar una imagen de progreso económico y de bienestar social. Cataluña, donde estaba concentrado ese sector, empieza a recuperarse económicamente y atrae nuevas oleadas de trabajadores procedentes de Andalucía, Extremadura y Galicia. El ejemplo emblemático es la apertura de la fábrica SEAT en Barcelona. Uno de sus modelos, el SEAT 600, se convierte en el primer coche al alcance de una gran parte de la población.

A pesar del control y la represión, aparecen nuevos grupos de oposición antifranquista dentro de colectivos obreros, grupos estudiantiles e incluso asociaciones vecinales. Las reivindicaciones son múltiples: desde la recuperación de las libertades democráticas y derechos laborales hasta aspectos cívicos como la igualdad de la mujer o la orientación sexual, pasando por las reivindicaciones nacionales en el caso de Cataluña. Manifestaciones, conciertos y publicaciones son a menudo reprimidos con violencia por la policía y el ejército.

La Cataluña actual

Audio

Carteles electorales (41)

Tras la muerte de Franco en 1975, se inicia el camino hacia la transición democrática. La presión social a favor del cambio y la propia división interna del régimen conducen el proceso hacia la formación de un gobierno provisional y la redacción de una nueva constitución.

En medio de ese proceso, en 1977 se restablece el gobierno de la Generalitat, con el retorno del exilio del presidente Tarradellas. La aprobación de un nuevo estatuto y la constitución del nuevo Parlamento con las elecciones de 1980 inician una nueva etapa de autogobierno.

A finales del siglo XX y principios del siglo XXI, vivimos una nueva diversidad lingüística, cultural y religiosa debido al establecimiento de recién llegados de todo el mundo. La sociedad se ha vuelto más diversa y adopta nuevos referentes. Se enfrenta a grandes cambios económicos que van desde el crecimiento económico vivido durante los primeros años de la integración europea y el impulso de los Juegos Olímpicos de Barcelona, a la profunda crisis que ha comportado la pérdida del tejido industrial y de puestos de trabajo. El debate político continúa abierto, especialmente en cuestiones sociales y también sobre la posición de Cataluña respecto al Estado español.